Espejo Banyeres

Este encargo fué un regalo para una amiga para su casa de campo. Lo hicimos con una vieja puerta de alacena que estaba perdida en su propio jardín. Mirándola con nuevos ojos, la puerta no tenia porque permancer sin utilidad y con un poco de trabajo, se ha convertido en este simpático espejo rustico que quedaria perfecto en cualquer lugar. Tiene una patina de color beig acompañada por dos espejos envejecidos por ácido y dos prácticos ganchos plateados.

Una combinacion femenina con una armonía entre lo antiguo y moderno.






IVA incluído. Transporte: ponte en contacto y buscaremos la opción más asequible.